Oración: Hágase tu voluntad

Una frase que produce vértigo. Que atrae sobre nosotros el miedo a perder seguridades, la incertidumbre de lo desconocido que está por venir, la pregunta de hasta dónde me llevará esa voluntad.

Pero quizá lo importante es aprender a descubrir de quién me he fiado. En manos de quién pongo mi libertad. De aquel que es Padre, que sólo quiere lo mejor para sus hijos. Quizá así pueda pronunciar un "hágase" cada vez con menos reservas. Cada vez con menos condiciones. Cada vez más abierto a acoger como don aquello que me encuentre a lo largo del camino elegido.

Respondió María: -Aquí tienes a la esclava del Señor: que se cumpla en mí tu palabra. El ángel la dejó y se fue. (Lc 1, 38)


Descargar Oración: Hágase tu voluntad
«AnteriorIndice Siguiente»

¿Hablamos de compromiso?

La fuerza con la que esta crisis está afectando a nuestra sociedad y a nosotros mismos, no nos puede impedir escuchar el grito de quienes se consumen asolados por la pobreza más extrema, menospreciados en su dignidad, o extenuados por sufrimientos y carencias. 

Aprender a escuchar su llanto, exige también hacer un poco de silencio y voluntad para abrir el corazón. Exige preparar nuestros sentidos para ser capaces de escuchar la voz de los que sufren. Quizá deberíamos superar cegueras y egoísmos. Y desde ahí, y con nuestras limitaciones, comprometernos con humildad, y con confianza en el Padre, en aquello que pueda estar a nuestro alcance, para contribuir, desde nuestra pequeñez, a paliar ese dolor. 

Jesús siempre luchó contra el sufrimiento y el mal. Su compasión y la preferencia por los últimos de su tiempo nos anima siempre a aliviar el sufrimiento y a hacer el bien. El Evangelio nos lo recuerda constantemente, y esto mismo es lo que les encomendó a sus discípulos. Seguramente podemos avanzar en el camino desde aportaciones sencillas, compromisos pequeños, que nos vayan ayudando a comprender Su Mensaje. 

Hoy te propongo que guardes en tu corazón esa imagen que has visto en la TV, o esa noticia que has escuchado o leído, llévala a ese espacio de intimidad compartida que es la oración, y trata de imaginar que diría Jesús ante esa realidad, cómo miraría, qué haría. Puede que la oración nos ilumine en la forma de tener presente a los que sufren, saber cuál puede ser nuestra labor, o de ser más fieles a Jesús en lo que venimos haciendo.

Os dejamos el vídeo de la canción "Si yo fuera tú", de Alejandro Abad, un niño cantándole a otro niño sobre sus diferencias y cómo poder ser cercanos los unos de los otros. Cuando, en oración, hablamos de "contemplar" nos referimos precisamente a esto, a ponernos literalmente en la piel del otro, a pensar y sentir cómo sería yo... "si yo fuera tu".
- Letra de la canción aquí.
- Para descargar el vídeo aquí

Posted by O&M-CVX

Oración: Venga tu Reino

Jesús vino a anunciarnos que el Reino de Dios está aquí, pero nosotros hoy continuamos pidiendo para que se haga presente en nuestra vida, para que llegue una nueva forma de vivir en amor, perdón, servicio y entrega a todos los hombres.
Este reinado de Dios no siempre se ve, pero ya está actuando en la Iglesia, en su Palabra, en los sacramentos, en la energía de tantos y tantos cristianos que creen en el evangelio y lo van poniendo en práctica. Quizá también ya esté presente en signos de tu vida.
Hoy te invitamos a que sigas buscando este tesoro y le pidas a Dios que la alegría de encontrarlo lo convierta en lo más importante de tu vida.

El reinado de Dios se parece a un tesoro escondido en un campo: lo descubre un hombre, lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, vende todas sus posesiones para comprar aquel campo
(Mt 13, 44)



Descargar Oración: Venga tu Reino
«AnteriorIndice Siguiente»

Elogio de la vulnerabilidad


Hoy en día está muy mal visto tener defectos, ser débil, sentirse vulnerable, no cumplir las medidas de un determinado patrón de belleza o de comportamiento... O sea, que todo el mundo está en realidad muy mal visto ;-) porque nadie es perfecto. Pero aunque esto lo sabemos racionalmente, en el fondo seguimos viviendo como si no quisiéramos aceptar la imperfección, la limitación y la vulnerabilidad en nuestras vidas. 

En época de San Ignacio no era muy distinto, quizá estaban menos obsesionados por la imagen física, pero sin embargo estaban más obsesionados por el "honor". Bien, pues lo interesante en la vida de Ignacio ("Iñigo" antes de su conversión) comenzó precisamente cuando empezó a resquebrajársele todo eso de la imagen y el honor...
Él era un importante noble y militar de la época, y en la batalla de Pamplona le hirieron casi de muerte. Cuando Iñigo llegó a su casa de Loyola, había fracasado en la vida en todos los frentes (militar, amor, reputación, etc.). Se le cerraban todas las puertas... Y sorprendentemente, fue en esa oscuridad cuando empezó a vislumbrar algo nuevo. Y es que, aun en los momentos más sombríos hay Alguien dispuesto a encontrarnos. 

Fue precisamente cuando dejó de buscarse a sí mismo en todo lo que hacía, cuando pudo empezar a descubrir al Dios que le buscaba en todo lo que le rodeaba. Dios fue ganando, poco a poco, la batalla más difícil, la de conquistar el corazón testarudo de Íñigo... Y perdiendo así Iñigo esta batalla interior fue como, curiosamente, conquistó la victoria definitiva de su propia vida; encontró el sentido y la alegría de su existencia, que ya no sería ya otra que la de amar y servir a Dios en todas sus criaturas (los demás) e invitar a éstas a acercarse más a Dios. 

Quizá la clave de Ignacio sea, precisamente, que es sólo cuando él "bajó la guardia", cuando ya no luchó más la batalla infinita y agotadora de tener que quedar bien con todo el mundo, de vivir a la defensiva, y de vivir para prevalecer él; sólo entonces pudo el bueno de Dios abrirse algún camino en su corazón, y retomar para sí todas las cualidades maravillosas que había puesto en ese joven guipuzcoano y que estaban siendo utilizadas en la dirección equivocada. La vulnerabilidad es muchas veces la única puerta que Dios tiene para volver a conquistarnos. ¿Por qué tenemos tanto miedo a ser vulnerables, si es precisamente cuando somos más auténticamente nosotros mismos?

Conocer las propias limitaciones es un acto de sabiduría. Pero si además aceptamos esas limitaciones y le preguntamos a Dios qué puede hacer Él con ellas, eso es un acto de valentía profunda. Sólo así podrá Quien nos creó y nos soñó desde siempre volver a seducirnos y a conquistarnos. Podrá llevarnos a una "tierra prometida" que tiene reservada para cada uno de nosotros... ¿Te atreves tú a descubrirla, es decir, a re-descubrirte? 

La mejor descripción de este proceso, de esta "reconquista interior" quizá sea la letra de la famosa canción de Amaral "Cómo hablar". Te invitamos a que la releas desde esta perspectiva, ¡verás cómo todo cobra un nuevo significado!

La letra de la canción aquí.
Y un vídeo con la letra aquí.

Posted by JDL

Oración: Santificado sea tu nombre

Si la semana pasada disfrutábamos dando a Dios el nombre de Padre, en la oración de hoy te proponemos "hacer reverencia" ante el nombre de Dios.

La grandeza de Dios no se puede encerrar en un nombre ni en una imagen, por muchas que usemos para aproximarnos a Él o intentar definirle: alfarero, creador, amor, padre, sabiduría.... Por eso ante este, como ante tantos otros misterios de la fe, a veces es bueno darse un tiempo para simplemente dejarse admirar. Que sea el propio misterio el que nos penetre, sin intentar entenderlo o desentrañarlo con nuestra razón.

Que ojalá mi vida y mi manera de hablar de Dios, realmente sea una manera de santificar su nombre y de transmitir parte de lo mucho que significa.

Yo decía: "No volveré a recordarlo, ni hablaré más en su Nombre." Pero había en mi corazón algo así como fuego ardiente, prendido en mis huesos, y aunque yo trabajaba por ahogarlo, no podía. (Jeremías 20,9)


Descargar Oración: Santificado sea tu nombre
«AnteriorIndice Siguiente»

Santa Teresa de Jesús

Este lunes 15 de octubre se celebra la festividad de Santa Teresa de Jesús. Ante la proximidad del quinto centenario del su nacimiento en el 2015, las distintas congregaciones vinculas a su carisma continúan en su trabajo de reflexión y difusión de la espiritualidad teresiana, a través de las obras de esta doctora de la Iglesia. Una propuesta muy interesante es la iniciada por la Compañía de santa Teresa de Jesús, teresianas del padre Enrique de Ossó, Proyecto nudo.

Toma su nombre de un poema de la Santa. Su objetivo es que gentes de todos los lugares puedan acceder a la reflexión y relectura, en clave del siglo XXI, de las obras de Teresa. Su experiencia ha sido, a lo largo de los siglos, una invitación a vivir la gran aventura del encuentro personal con el Dios que habita en nuestro interior.

No debemos olvidar lo que nos dice Teresa en su libro de Las Moradas: “…Es considerar nuestra alma como un castillo todo de un diamante y muy claro cristal, adonde hay muchos aposentos…Y que la puerta para entrar en ese castillo es la oración”. Desde este blog os invitamos a entrar en vuestro castillo, a través de la oración, para encontraros con Él.


Oración: Padre nuestro

Hoy comenzamos una serie de oraciones en las que os queremos invitar a profundizar en la oración que Jesús nos enseñó. A lo largo de varias semanas, iremos añadiendo oraciones que girarán en torno a las frases y peticiones que formulamos en el Padrenuestro. Hoy comenzamos con la primera de ellas. Porque uno de los mejores regalos que nos dejó Jesús es esta posibilidad de presentamos ante Dios como hijos. Esa es nuestra verdad más profunda. él que nos llama a todos y nos conoce por nuestro nombre, espera que nosotros le demos un nombre, que lo llamemos. Nombrar a alguien es conocerle y quererle. Y Dios espera emocionado que lo llamemos; se le estremecen las entrañas cuando lo hacemos de verdad.

Al enterarse los fariseos de que había tapado la boca a los saduceos, se reunieron alrededor de él; y uno de ellos, [doctor en la ley] le preguntó maliciosamente: -Maestro, ¿cuál es el precepto más importante en la ley? Le respondió: -Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con toda tu mente. Éste es el precepto más importante; pero el segundo es equivalente: Amarás al prójimo como a ti mismo. Estos dos preceptos sustentan la ley entera y los profetas. (Mt 22, 34 – 40)

Descargar Oración: Padre nuestro

«AnteriorIndice Siguiente»

La alabanza de Francisco

San Francisco de Asís es uno de los grandes santos de la Iglesia; y probablemente el más "pequeño" de ellos (celebrado el pasado 4 de octubre). Fue un hombre que vivió con una intensidad sin precedentes la humildad, la pobreza evangélica y material, la fraternidad con las personas y con todos los seres vivos -a los que consideraba realmente "hermanos"-. Estas y otras muchas cosas fueron a la vez causa de admiración y seguimiento de la gente sencilla, así como testimonio reformador de una parte de la Iglesia de su tiempo; pero también causa de sospecha y escándalo para otra parte de la sociedad y de la Iglesia...

Su vida, auténtica y entregada, daría para saborear y aprender en muchos aspectos. Hoy nos centraremos sólo en uno: su fraternidad con los hombres y con la Naturaleza. Quizá sea el aspecto más conocido, pero curiosamente es también el más actual. Hoy nos suena a "ecologistas" actitudes como el respeto íntimo por la Naturaleza, la búsqueda de puentes y comunicación de la raza humana con otras especies, el sentirse una parte más (no la más importante) de una Naturaleza compleja y fascinante a la que debemos admirar en vez de someter. Solo que él lo vivió ya en el siglo XIII y sin que esto estuviera de moda. 

Pero además supo dar una lectura trascendente a estos hechos e inició sin saberlo una especie de "teología ecológica", que aporta algo esencialmente diferente. Él sabía leer a los demás seres vivos como auténticos hermanos suyos, puesto que todos somos hijos de un mismo Padre, obra de las Manos de Dios. 
Por amor al Padre aprendió a tener amor a sus hijos; y viceversa: por descubrimiento y admiración de las obras (criaturas), supo valorar la grandeza de su Autor (Creador)

Os dejamos aquí varios materiales que pueden servir de oración guiada (oración de la mañana en colegios, oración en grupo, etc.). Un PowerPoint con el Cántico de las criaturas con dibujos de Cortés, en formato PPT y PDF. Y un vídeo con una adaptación de este cántico por parte de Maite López (¡fantástico!)
        - Cántico de las Criaturas en PPT 
        - Cántico de las Criaturas en PDF (por si problemas con tipos de letra)
        - Ese vídeo estupendo aquí.

Posted by JDL

Oración: Orar lo cotidiano

No resulta fácil en el ritmo diario dedicar tiempo a la oración. Encontrar el espacio y el momento para ponerme delante de Dios. Las tareas urgentes y las cotidianas van ocupando mi día y parece que nunca tengo un tiempo tranquilo para escuchar a Dios en medio de mi vida. Y cuando lo encuentro, a menudo acaba invadido de distracciones y tareas que he dejado pendientes. Otras veces la dificultad viene de mis dudas sobre cómo acercarme a Ti, cómo hablar contigo, cómo rezar, cómo saber cuándo me estás hablando...

Pero el deseo siempre es más fuerte que todas esas dificultades y aquí estoy de nuevo ante Ti. Para continuar juntos este camino de la vida. Para hacer consciente que siempre estás junto a mí. Cuando te siento cerca y también cuando me pasas más desapercibido.

 Aquel mismo día, dos de los discípulos se dirigían a una aldea llamada Emaús, que dista de Jerusalén unos once kilómetros. Iban hablando de todos estos sucesos. Mientras hablaban y se hacían preguntas, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos estaban ofuscados y no eran capaces de reconocerlo. (Lc 24, 13-16)

Descargar Oración: Orar lo cotidiano

«AnteriorIndice Siguiente»