Oración: El tesoro encontrado

Una y otra vez leemos parábolas de Jesús y aunque creemos ya entender lo que dicen, nunca dejan de aparecer nuevos matices que nos hacen poder rezar de una manera nueva. Nos acercamos a las parábolas del tesoro escondido y la perla preciosa encontrada que nos hablan de nuestra manera de encontrarnos -y sorprendernos- con Dios.
El Reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en el campo, que, al encontrarlo un hombre, lo escondió, y, por su alegría, va y vende todo cuanto tiene y compra aquel campo.  (Mt 13,44).

Oración: Signos del resucitado

La resurrección de Jesús es nuestra gran noticia, en ella se sostiene y toma sentido nuestra fe. A partir de la resurrección, los cristianos creemos en Dios con una luz nueva, vivimos nuestra fe en Jesús con una profundidad nueva, comprendemos nuestra existencia y nos enfrentamos a ella con una esperanza nueva.

Si Cristo no resucitó, vana es nuestra predicación, vana también vuestra fe. Si solamente para esta vida tenemos puesta nuestra esperanza en Cristo, somos los más desgraciados de todos los hombres. Pero no, ¡Cristo resucitó de entre los muertos! 
(1 Co 15, 14-20).



Orar la Pasión. Sábado Santo

.
En una sociedad como la nuestra, parece que nada se tiene que hacer esperar. Todo lo podemos conseguir de forma inmediata, en cuanto lo deseamos. Pero hay situaciones y heridas en la vida que requieren su tiempo de curación. Donde las soluciones no llegan por arte de magia ni de forma automática.
En este Sábado Santo te invitamos a orar sobre esos tiempos de silencio, duda y proyectos rotos. Que ojalá también sean momentos para empezar a construir nuevos sueños y dejar que la esperanza arraigue fuerte en nosotros

Oración: Sábado Santo

Orar la Pasión. Viernes Santo


En esta segunda oración para Semana Santa te invitamos a contemplar a Jesús crucificado. A mirar este mundo herido y la invitación de amor que Jesús te hace desde la cruz. Una llamada a salir de uno mismo y darse sin reservas, aun cuando sabemos que la dificultad será parte de nuestra opción por seguir a Jesús.

Oración: Viernes Santo

Orar la Pasión. Jueves Santo

En esta Semana Santa os queremos ofrecer tres oraciones para que podáis parar a contemplar algunas escenas de la Pasión. Son oraciones más cortas de lo habitual porque a lo que te invitamos es a que te dejes atrapar por la escena y dejes que Jesús te vaya hablando desde ella. Las tres oraciones van acompañadas de una canción que intenta recoger el sentimiento sobre el que te invitamos a rezar cada día.

Ojalá que orar con la Pasión de Jesús nos lleve a amar como él.

Oración: Jueves Santo

Oración: Teresa de Jesús también nos habla hoy

Dedicamos, en este año que se celebra el quinto centenario de Santa Teresa, una oración inspirada en la imagen que Teresa tiene de Dios y cómo ese Dios creador nos habla también ahora, 500 años después.
Teresa nos ha compartido su camino, en el que para ella la humanidad de Jesús ha sido mediación privilegiada para acceder a un Dios ante quien ella misma exclama:

Oh emperador nuestro, sumo poder, suma bondad, la misma sabiduría, sin principio, sin fin, sin haber termino en vuestras obras, son infinitas, sin poderse comprender, un piélago sin suelo de maravillas, una hermosura que tiene en sí todas las hermosuras, la misma fortaleza! ¡Oh, válgame Dios! ¡quién tuviera aquí junta toda la elocuencia de los mortales y sabiduría para saber bien-como acá se puede saber-, que todo es no saber nada, para este caso dará a entender alguna de las muchas cosas que podemos considerar para conocer algo de quien es este Señor y bien nuestro! (C 22,6).

Oración: Hospitalidad

A veces en nuestro día a día vamos con prisas, a lo nuestro, a lo que nos interesa, y nos perdemos muchas oportunidades de encuentro con el otro.
En este rato de oración vamos a tener presente cómo son nuestras relaciones y como acoger la vida del otro, conocer su realidad y estar dispuesto a ofrecerle todo lo que esté en nuestra mano.


[Abraham] dijo: Señor, si he alcanzado tu favor, no pases de largo junto a tu siervo. Haré que traigan agua para que os lavéis los pies y descanséis bajo el árbol. Mientras, ya que pasáis junto a vuestro siervo, traeré un pedazo de pan para que cobréis fuerzas antes de seguir. (Gn. 18, 3-5).