Oración: Cuaresma

La cuaresma es un tiempo de preparación interior a la Pasión de nuestro Señor, es preparar el corazón para vivir su muerte y resurrección. Pero no sólo es eso; es un tiempo de renovación. No sólo se limita la renovación de la Iglesia, Comunidad o Parroquia; sino sobre todo a nivel interior y personal. Es un tiempo de oportunidad de mejora personal. El mismo Papa Francisco nos dice que “el pueblo de Dios, tiene necesidad de renovación, para no ser indiferente y para no cerrarse en si mismo”.
Rasgad los corazones y no las vestiduras; convertíos al Señor, Dios vuestro, porque es compasivo y misericordioso, lento a la cólera, rico en piedad; y se arrepiente de las amenazas." Quizá se arrepienta y nos deje todavía su bendición, la ofrenda, la libación para el Señor, vuestro Dios. (Jl. 2, 13-14).

Oración: El grano de mostaza

En nuestras manos podemos encontrar esa pequeña semilla, que en un futuro se convertirá en un gran árbol. El proyecto de Dios que tiene para nosotros y para el mundo, es un proyecto de salvación, de paz, de amor, de verdad y de justicia; es aparentemente pequeño, incluso puede parecer minúsculo y lo
encontramos en un hombre humilde y sencillo de Nazaret.


“El reino de los cielos es semejante a un grano de mostaza que toma un hombre y lo siembra en el campo. Es la más pequeña de todas las semillas;…” 

Oración: Reconciliación

Continuamos en nuestro camino de oración rezando con los sacramentos de la Iglesia. El sacramento de la reconciliación, me habla de tu amor, de la gracia regalada a tus hijos. Un sacramento que me ayuda a amarme a mí mismo como criatura tuya, a amar a mis hermanos y a amarte a ti, Padre. Un sacramento que me habla de ser vasija de barro y de ser abrazado por el Padre bueno.

El Señor es compasivo y misericordioso,
lento a la ira y rico en clemencia;
no está siempre acusando
ni guarda rencor perpetuo.

Como un padre siente ternura por sus hijos,
siente el Señor ternura por sus fieles;
porque él conoce nuestra masa,
se acuerda de que somos barro.