Oración: Dios en mi vida

Aunque a veces nos resulte complicado verle y sentirle, Dios está presente en el mundo a nuestro lado. Siempre busca la manera de comunicarse con nosotros, y trabaja incansablemente para que podamos reconocerle en nuestras vidas. Pero la mayor parte de las veces, necesitamos parar y hacer silencio para poder encontrarnos con él. Para que no pase desapercibido lo que me ha dado o ha querido decirme. Para mirar la vida con otra mirada.

La oración que te ofrecemos hoy, está inspirada en el examen ignaciano, y la puedes utilizar al final de tu día, del curso o en cualquier otro momento en que quieras pararte a mirar cómo Dios te acompaña en el día a día.

Hijos míos, no amemos de palabra ni con la boca, sino con hechos y de verdad. En esto sabremos que somos de la verdad y tendremos la conciencia tranquila ante Dios, porque si ella nos condena, Dios es más grande que nuestra conciencia y conoce todas las cosas. Queridos míos, si nuestra conciencia no nos condena, podemos acercarnos a Dios con confianza, y lo que le pidamos lo recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada. Y éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo y que nos amemos los unos a los otros según el mandamiento que él nos dio. (1 Jn 4, 18-23)

Descargar Oración: Dios en mi vida
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: desde los sentidos

Nuestros sentidos nos pueden llevar hasta Dios. La vista, el oído, el olfato, el tacto, el gusto, nos hacen ser conscientes de todo lo que va pasando a nuestro alrededor. A través de estos sentidos podemos ser conscientes de cómo Dios va pasando por nuestras vidas diarias.

Gracias sean dadas a Dios, que siempre nos hace triunfar en Cristo y valiéndose de nosotros esparce en todo lugar la fragancia de su conocimiento. Porque nosotros somos para Dios el buen olor de Cristo, tanto entre los que se salvan, como entre los que se pierden: para éstos, olor de muerte que lleva a la muerte; para aquéllos, olor de vida que lleva a la vida... (2 Cor 2, 14 – 16)

Descargar Oración: Desde los sentidos
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Caridad

Como nos dice insistentemente Pablo en su carta a los Corintios sin la caridad, las demás virtudes están como muertas. Quien conoce profundamente el evangelio y lo que significa ser cristiano, sabe que la caridad no es un acto o un gesto concreto hacia el necesitado. La caridad es el amor a Dios que se concreta en la vida de cada uno e inunda todo lo que hacemos.


Caridad no significa ante todo el acto o el sentimiento benéfico, sino el don espiritual, el amor de Dios que el Espíritu Santo infunde en el corazón humano y que lleva a entregarse a su vez al mismo Dios y al prójimo. Toda la existencia terrena de Jesús, desde su concepción hasta la muerte en la Cruz, fue un acto de amor, hasta el punto de que podemos resumir nuestra fe en estas palabras: Jesús, caridad (Benedicto XVI)

Descargar Oración: Caridad
«AnteriorIndice Siguiente»